Crónicas de Japón

pablo_goodwyn

Vuelta de Japón

por Pablo Goodwyn
23 de julio, 2003

Anduve paseando bastante últimamente. Luego de los exámenes de japonés me dediqué a no hacer nada básicamente. Excepto seguir yendo al "dojo", y pasear por acá nomás. Lo más interesante que hice fue ir hasta Nagoya ida y vuelta, con una noche de hotel bueno, gratis. Sí, resulta que el "chinchólogo de Himeji (1)" (Noritaka) le contó a un conocido de la NHK (un canal de televisión japonesa) que yo estaba por acá. El tipo se vino desde Nagoya para hacerme preguntas acerca de las chinches. Y después me invitó a ir hasta Nagoya (cerca de Tokio) para hacerme mas preguntas, y hacer de guía de la ciudad. Así que me mandó por correo los boletos, lo que fue un despelote porque la empresa de correo privada quería que yo personalmente firmara el papelito de "recibido". Pasó una vez el tipo por la casa y no había nadie. Entonces me llamó por teléfono, y no le entendí un cuerno, entre otras cosas porque lo último que me imaginaba era que me iban a llamar por eso. Al otro día fue de vuelta, preguntó por mí, y le dijeron que no estaba, otra vez me llamó, ahí recién entendí algo, y le dije que deje la carta nomás con la madre adoptiva que no había problema. Llamó otra vez el pesado para ver si la madre me había dado la carta o no.

Hicimos la fiesta de despedida del grupo, que estuvo muy buena. Comimos y tomamos de todo, hasta casi reventar.

También fue aquí la fiesta del "Gion Matsuri" que dura tres días. Una historia de plagas frenadas por una ofrenda hecha por el emperador a templos y monjes rezando le dio el origen hace unos 1100 años. Ahora es una procesión de unas carrozas enormes de Madera, de como dos pisos de alto con una cúpula y un mástil que llega a unos 12-15 metros. Deben pesar sus buenas toneladas, y son tiradas por unas 40 ó 50 personas. Es un espectáculo muy lindo y es lo más importante del año con respecto a fiestas en Kyoto. Mucha gente anda vestida a lo tradicional, con kimonos o Yukatas, y yo también anduve vestido con una especie de pijama que se llama Samue, fresquito (hace ahora un calor bárbaro con una humedad terrible) y barato por supuesto.

También anduve por un pueblo acá cerca que se llama Arashiyama, muy lindo, desde donde se toma un tren "antiguo" (Diesel, se ve que no conocen la aventura de viajar diariamente en el Roca (2)), que va por un valle muy profundo con un río al fondo, todo rodeado de un bosque bien tupido de miles de verdes distintos. Se llega hasta otro pueblo que se llama Kameoka, desde donde se baja el mismo río con un bote de 20 personas. El paseo es muy interesante y se pasa por unos cuantos rápidos que le dan una onda "rafting". El detalle que arruinó los mejores paisajes fueron los cables. ¡No sé qué les paso a los japoneses cuando hicieron el tendido eléctrico! Los lugares más hermosos con una ensalada de esos postes gigantes de alta tensión.

También compré finalmente el arco japonés. Mide 2 metros 20, súper liviano, negro de bordes rojos, todo de madera laqueada. Parece un mueble. Ahora sí que no tengo un mango, y con suerte llego a Argentina, a ver si me dan de comer allí (asado, mejor todavía). El problema va a ser el viaje con ese instrumento. Tiene que ir como equipaje de mano.

Sea como fuere, el 29 estoy volviendo a Alemania. Voy a parar en la casa del Ravi, y quizás en algún otro lado. Vuelvo a Argentina el 19 de agosto, pero voy a tratar de cambiar el pasaje para volver antes todavía. Estaré en Argentina hasta finales de Septiembre, ya que en Octubre empieza de nuevo una beca en el MPI pero en Stuttgart esta vez.

Y lo más importante bien atrasado, saludos a todos en el día del amigo.

Dr. Pablo J. Perez Goodwyn

(1) Chinchólogo, en la jerga de los insectólogos, alguien que estudia las chinches.
(2) Roca, una línea de ferrocarril de Argentina, no muy turística que digamos.

Compartir esta página


Agregar un comentario

Conexión

Resuelve la cuenta * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Registro | Contraseña perdida?
Aprender Japonés